Sep
15
2016

El San Francisco: el cóctel que surgió de la picardía

No cabe duda de que el San Francisco en un clásico entre los clásicos. Un cóctel que se elabora con vodka y mucho zumo, lo que le confiere un sabor muy suave y natural. Un trago largo que admite multitud de variaciones y que ha enamorado a miles de personas desde que fue inventado en la década de los 70. Lo cierto es que, a diferencia del Cosmopolitan o del Margarita, este cóctel surgió hace poco menos de 50 años. Se dice que este mundo es de los listos, de aquellos que saben enfrentarse a las adversidades y encontrar una solución rápida a ellos. Algo que, sin duda, caracterizaba al protagonista de nuestra historia.

Se dice que en 1970, en la ciudad de San Francisco, el dueño de un bar entró por la mañana a su establecimiento. Para su sorpresa, se encontró a su camarero totalmente borracho durmiendo sobre la barra. Indignado, lo despertó bruscamente para reprenderle y pedirle explicaciones. ¿Qué podía decir el barman? Lo cierto es que la salida que tuvo fue de lo más ingeniosa y lo mejor de todo es que consiguió que su jefe le creyera y no lo despidiera.

El imaginativo barman consiguió salvar su puesto de trabajo recurriendo al mote de su ciudad, la que «knows how» y soltó un farol. Logró responder sin reírse que estaba esperando para ver los colores del amanecer porque quería inmortalizarlos en un cóctel que le haría famoso. Lo más curioso es que no andaba muy desencaminado. En un santiamén creó un combinado con granadina y zumos de frutas, y realizando un mix de cromática flashy conocida en todo el mundo lo bautizaría como San Francisco. Realidad o no, lo cierto es que este cóctel consiguió abrirse un hueco en países de todo el mundo en menos de 30 años y hoy es uno de los clásicos que encontramos en todas las cartas de cócteles de bares y restaurantes.

San Francisco

Eso sí, aunque el original no lleva alcohol, hay multitud de variantes que se la añaden para darle otro toque. Lo que nunca puede faltar es el zumo de naranja, limón, piña, melocotón y la granadina, que siempre se pone escarchada en el borde de la copa para darle sabor y un toque decorativo. Por eso, si eres de los que disfruta de los cócteles sin alcohol solamente por su sabor el San Francisco original es ideal para ti. Pero si eres de los que prefieren ese toque único que le da el alcohol a los cócteles cuando vas de fiesta con tus amigos, hoy en Palacio Licores te traemos una receta que te encantará.

¿Cómo preparar un San Francisco con alcohol?

Ingredientes

4 cl de zumo de limón

4 cl de zumo de naranja

4 cl de zumo de piña

4 cl de zumo de melocotón

1 Chorrito de grosella

1 Chorrito de ginebra

Hielo picado

Una coctelera

Un colador

Un poco de azúcar

Elaboración

1. Coge el vaso con el que vas a servir tu cóctel San Francisco y moja el borde con un poco de granadina. Después sirve un plato lleno con un poco de azúcar y moja el borde del vaso con el mismo. La granadina hará que el azúcar se quede pegada, dándole un elemento decorativo muy atractivo al cóctel.

2. Mezcla a partes iguales los zumos de piña, naranja y melocotón, teniendo siempre en cuenta la proporción de la cantidad de cócteles que quieres preparar. Si vas a hacerlos todos con alcohol añade ginebra al gusto, pero intenta no pasarte para no tapar el sabor del zumo tan característico de este combinado.

3. Vierte la mezcla en la coctelera y agita un poco el hielo picado hasta que todos los zumos se hayan mezclado bien.

4. Una vez que tengas todo bien mezclado, viértelo en los vasos con ayuda de un colador para evitar que quede pulpa, ya que aunque lo tomemos con pajita, no resulta muy agradable. Además, el colador ayudará a que los hielos que estaban en la coctelera no se pierdan. No obstante, siempre puedes añadir más hielo picado a las copas si lo crees conveniente. Lo importante es que se sirva bien frío.

5. Añade granadina al gusto, siempre teniendo en cuenta que esta bebida es muy dulce. Con lo cual, te recomendamos que vayas añadiéndola poco a poco e ir probando hasta que consideres que está como tú quieres.

6. Corta la naranja en rodajas. Coge una rodaja y corta por uno de los extremos para poder colocarla en el borde de la copa y usarla como decoración. También puedes usar un trozo de piña.

Variantes

Aunque la receta original es con zumo, también hay otras variantes que se hacen por ejemplo con fruta natural. Para ello se pelan las frutas, se le quitan los huesos y las pepitas, se cortan en trozos y se licuan. Después se añade la grosella en la cantidad que prefiramos y la ginebra si lo queremos con alcohol. La elección del tipo de cóctel que prefieres ya es tuya. Lo importante es que al final tenga el toque San Francisco que lleva la granadina con el azúcar escarchado en el borde de la copa. Ahora que ya sabes cómo se prepara un auténtico cóctel San Francisco, ¿a qué estás esperando para impresionar a tus amigos con una cena en casa?

 

 

Acerca del Autor:

Dejar un comentario